Son muchas las empresas que comienzan con un puñado de trabajadores trabajando codo con codo entre las mismas cuatro paredes y en contacto directo con los clientes. En este contexto la colaboración es primordial, todas las opiniones son tenidas en cuenta.
Pero en el caso de que la empresa funcione y tenga éxito la mayoría de ellas optarán por contratar a más personas, que con cierta planificación desembocará en procedimientos estandarizados, departamentos y jerarquías. Finalmente en la empresa solo algunos pocos podrán rememorar dicha época de colaboración para contar sus batallitas. Por suerte cada vez son más las empresas que comprenden la importancia de la colaboración y que por filosofía no pretenden crecer exponencialmente adaptando el trabajo a su infraestructura.
El crecimiento sistemático basado en la estandarización no aprovecha la creatividad o al menos no permite su implementación espontanea así que gracias a los cambios actuales es posible que las empresas puedan volver a vivir sus tiempos dorados.
Y aquí aparecen las nuevas tecnologías, que como herramientas facilitadoras permiten realizar estos cambios, marcarnos el camino para una colaboración de masas donde el tamaño no importa y todos pueden interactuar así como opinar. Por lo tanto estamos siendo testigos de un gran cambio que afecta directamente a las organizaciones.
Evidentemente no todas las iniciativas triunfan y son muchas las que fracasan por no aportar valor a las personas implicadas. Las empresas que comprenden su significado están construyendo una competencia estratégica relacionada con los medios sociales como canales de comunicación. La aplicación estratégica de la colaboración resulta esencial para afrontar posibles oportunidades en el mercado gracias a la acumulación de conocimiento así como investigación del mercado.
En definitiva las empresas serán más competitivas, con mejores resultados gracias a la movilización del talento, y todo ello gracias a la comunidad o grupos de interés que rodean a las empresas. Desde luego la revolución ha comenzado y tal vez quién pierda el tren no sea capaz de llegar a su destino :)