Uno de los verbos más utilizados en la actualidad es el verbo “emprender”. Basta con leer un poco el periódico, escuchar al político de turno o conocer los efectos de la nueva reforma laboral. De hecho ya sea casualidad o no, he tenido dos eventos en relación al mágico tema en muy poco tiempo.
Ambos eventos giraban en torno al emprendedurismo y la figura del emprendedor. De un lado en la UGR donde José Ruiz Navarro (UCA) nos habló desde una perspectiva institucional en referencia al papel de la universidad mientras que la otra fue organizada por Iniciador Granada con la presencia de @mberzosa de ideas4all. De ambas pude obtener diferentes visiones pero que persiguen una misma finalidad, que no es otra que un ecosistema emprendedor que favorezca la competitividad.
En definitiva estos dos eventos suponen la demostración práctica de dos de las hélices de la Triple Hélice propuesta por Henry Etzkowitz y Loett Leydesdorff.
Voy a comenzar por el evento organizado por #Iniciador Granada, en donde la empresa protagonista como ya he comentado fue ideas4all. Start-up que gira en torno a las ideas. Me recordó la importancia de recoger las ideas surgidas en la parte operativa del negocio como ya comenté en Las ideas como motor del cambio. El modelo de negocio me parece muy atractivo con ideas abiertas donde el poder de la imaginación resulta fundamental para ayudar a la creación de empresas.
Dicha empresa es peculiar, donde destaca la figura de su creadora, y es que claro Ana María Llopis no es una emprendedora al uso, ya que no todos los emprendedores pueden obtener 5 millones de euros de Business Angels. Pero volviendo al evento, mostró dicha empresa como un laboratorio donde la inteligencia colectiva resulta fundamental para la creación de conocimiento con estructuras eminentemente horizontales. Nos presento su modelo de negocio basado en una red social de ideas que sustenta y permite el desarrollo de conocimiento en empresas como BBVA, Alain Afflelou…

En relación al otro evento decir que giró en torno a la importancia que tienen que asumir las universidades en una sociedad del conocimiento, mostrándose como universidades emprendedoras que apoyen la creación de spin off que permitan dotar de recursos de alta calidad a la sociedad para así promover una evolución social y económica gracias a la generación y desarrollo de tejido empresarial. Evidentemente todo esto gracias a la transferencia del conocimiento.

Para ello, estas empresas basadas en conocimiento deben de hacer coincidir su pasión o interés con la del mercado con un matiz práctico, lo que permitirá su supervivencia y adaptación. Aunque no todo es creación de empresas, la figura del intraemprendedor en una búsqueda constante de soluciones que permita la mejora de la competitividad.
Queda claro que ya sea favorecida de una hélice o de otra, las nuevas empresas surgidas del conocimiento deben de aportar saltos de productividad que permitan la mejora y diferenciación :).