Por fin llegaron las vacaciones, tiempo de desconexión y el momento marcado para enfrentarse a esa gran dolencia occidental llamada velocidad, desafiándola a través de una vida contemplativa. En mi caso particular he aprovechado mi tiempo, debidamente dosificado previamente, para leer varios libros pendientes que por uno u otros motivos no había terminado de leer. [&hellip

Read More…